Apertura de la vía de “Les Cabres” 1977

Por 16 julio, 2020Sin categoría

Anselmo no se da demasiada importancia.

Es un hombre sencillo y amable, que disfruta de la vida y procura, si puede, hacer felices a los demás. Nacido en la Habana, de padres cubanos y abuelos españoles. Enviado a Asturias con 11 años, huyendo de lo que se veía venir.

Aquí conoció la escalada, el alpinismo, el esquí, y de todo ello se convirtió en un pionero y en un maestro.

A él debemos las primeras invernales en Peña Santa (nadie se atrevía con ella en los primeros años 70), y también los primeros rally de esquí de montaña, gran impulsor de estos desde la federación.

Una persona que ha hecho escuela, siempre sacando gente joven adelante.

 

Un grande que no va de nada, y por ello, es aún más grande.

 

Una persona que se merece un libro, o una película, pues homenaje ya se le ha hecho.

 

Joaquín Álvarez Sánchez (Xuacu)

 

Apertura de la vía de “Les Cabres” 1977, por Anselmo Menéndez (El Cubano):

 

Hola, te contaré la historia al detalle.

Llegamos una tarde a Vegarredonda, Carlinos ( J.M . García) y yo. En eso vemos a Remis preocupado, porque trece cabras estaban aisladas debajo del segundo Poyon desde hacía dos semanas.

Bajaron a saltos desde el collado entre el primero y segundo Poyon a por las golosas hierbas verdes. No podían subir, y se quedaron en la repisa debajo del rosetón.

Me dice Remis.

¿Cubano puedes ayudarme?

El sí estaba claro, ¿pero el cómo?

Le digo:

No te preocupes, llegamos a ellas escalando y las bajamos con cuerdas.

Remis me dice que tiene vértigo, porque el año pasado le dio un topetazo el castrón cuándo cataba las cabras. Lo tiro por un cortado y se rompió una pierna.

Estaba solo en el momento del accidente por las camperas del Porru Bolu.

A rastras, baja hasta la cabaña del melendru, que es la última cabaña encima de Vegarredonda.

Otro pastor lo baja al fin al valle a caballo.

Remis no se había atado a una cuerda nunca, a pesar de subir a mucha gente a peña santa y otras cumbres, pero la necesidad de recuperar las cabras y ante el miedo que le producía el vértigo, no tuvo dudas en hacerlo en esta ocasión y las que vendrían.

Por fin subo hasta la repisa donde las cabras.

Subo a Remis atado hasta la repisa, y entonces, el macho cabrio, sale solo, caminando, por las placas de nuestra derecha.

Tras él, una tras otra y por orden de tamaño, las cabras salen del entuerto sin falta de hacer nada, solo con ver a su dueño.

¡Misión cumplida!

Salimos detrás de ellas encordados, Remis loco de contento.

Cuando volvemos a la base de la pared le digo a carlinos…. ¿oye, abrimos una vía por aquí?

 

Y salió la Apertura de la vía de “Les Cabres” 1977🤗🤗👌

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

Comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies