ACTIVIDAD RECOMENDADA

Canal este del Pico Torres

Aprovechando las geniales condiciones de este invierno propongo a Santiago hacer alpinismo en la cordillera cantábrica, en la canal este del Pico Torres.

El corredor este del pico Torres ofrece una escalada estupenda que nada tiene que envidiar a sus homólogas de Picos de Europa o del macizo de Peña Ubiña.

Dejamos el vehículo en la braña de La Capilla unos cuántos minutos antes del amanecer, para adentrarnos a continuación en el silencioso y muy helado bosque de piornos que hay antes de llegar a la nieve.

Amanece a medida que ganamos altura y nos sorprende la clara y fría mañana, última ya del mes de enero de este año 2022.

Nada más llegar a la nieve la helada tremenda obliga a ponerse los crampones.

No encontramos a nadie en la zona en estas primeras horas, así que disfrutamos del silencio y la quietud del amanecer en el último Jou, bajo las canales del Pico Torres.

Pronto la pendiente empezará a ser demasiado fuerte, así que nos ponemos el arnés, el casco y sacamos la cuerda para asegurar el avance como las circunstancias aconsejan.

Aún a pleno sol sentimos el mordisco del frío.

 

Antes de llegar al corredor estiramos la cuerda, ya que la pendiente y lo helado de la nieve aconsejan tomar las primeras precauciones.

En la entrada del corredor en una cómoda repisa montamos nuestra reunión cero. No encontramos reuniones montadas, pero si buenas fisuras en la roca cuarcítica. Saneada por el sol, la pared de la cara sur ofrece una superficie adherente y compacta para emplazar friends y clavos.

Desde aquí hacemos un largo de 45 m hasta una cuevita antes de un resalte. Allí un friend mediano y uno más pequeño nos ofrecen seguridad suficiente para montar la reunión.

Salimos del resalte por el centro de la canal y tras otros 45 metros más o menos montamos una reunión en unas fisuras bajo el último resalte, esta vez en la pared de la izquierda, a la sombra.

El resalte está estupendo, con huella helada, pero la salida se encuentra un poco pelada y obliga a hacer unos pasos sobre hierba clavando el piolet en la tierra dura, aunque pronto estamos otra vez avanzando sobre una nieve helada y compacta.

Una gran laja a la salida ofrece la seguridad necesaria para asegurar.

En la laja nos encontramos a la altura de la salida de la canal de la vía normal, donde enlaza con la “canal sureste” y la “cresta norte“. Lo helado de las condiciones obliga a hacer otro largo hasta un bloque en el que sé que hay un clavo. Refuerzo el clavo con un cordino, más para que se vea que por seguridad y, desde aquí, empezamos el flanqueo hacia la derecha por la cara norte para acceder a la cumbre.

El flanqueo se encuentran unas condiciones prácticamente de nieve cristalizada y tenemos que ir haciendo mini largos para protegerlo con eficacia.

Disfrutamos muchísimo de esta sección de nieve tan helada y de ambiente magnífico de alta montaña.

La cumbre nos recibe helada y solitaria. Por unos momentos disfrutamos de la tranquilidad y el sosiego que se siente tras la buena escalada.

Nos regalamos unos minutos de contemplación y fotos tras los cuales emprendemos el descenso exactamente por donde hemos subido, desandando punto por punto el camino y tomando las mismas precauciones, o más si cabe, ante las severas condiciones que ofrece el pico Torres, este gran clásico de la cordillera cantábrica el cual jamás se debe subestimar.

Compartir artículo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ACTIVIDADES DESTACADAS

Carrito de compra
Ir arriba