ACTIVIDAD RECOMENDADA

Esquí de Travesía en las Moñetas

Tras las últimas nevadas y procesos de transformación, todo hacía pensar que habría buena nieve para el esquí de travesía en las Moñetas, en alta montaña.

Los últimos días de la segunda semana de marzo han sido húmedos. La nieve se ha humedecido,  asentando las capas, y, justo el día antes de esta actividad, el viento norte ha congelado el manto nivoso.

Sabedores de esta situación, es el momento de hacer una incursión buscando desnivel y descensos.

La intención es enlazar collados y canales. Para ello salimos de las Vegas de Sotres a la sombra y con bastante frío, en dirección a la majada del fresnedal.

Porteamos los esquís unos 500 metros de desnivel hasta que la continuidad de la nieve nos permite ascender por esta sin necesidad de volver a quitar el material. Hace tanto viento en la costa que vemos desde aquí el gran espumero que forman las olas al romper sobre los acantilados y las playas de la costa cantábrica.

Pasamos un calor tremendo ascendiendo por esta cara sureste.

Vamos en dirección al Jou de los Machos. Imponente Jou tras la Torre del Carnizosu y el Corredor Sur de Peña Castil.

Una vez que damos vista a este, ascendemos un poco más hasta un pequeño Jou bajo el corredor Sur, desde el que nos lanzamos ladera abajo disfrutando de una nieve inmejorable.

Volvemos al modo ascenso. La pendiente que tenemos por delante está un poco sombreada y a ratos helada, por lo que decidimos hacer uso de las cuchillas de hielo; no nos arrepentiremos de esta decisión.

Ascendemos ahora hasta el Collado que forman el Cuchallón de Villasobrada y la Collada Bonita.

Una vez en este, descendemos hasta el fondo del jou que tenemos enfrente para inmediatamente después, abordar los metros de desnivel que nos llevarán al Collado Lebaniego.

Acusamos ya fatiga en las piernas y la corta canal se nos hace larga, pero una vez en el collado, en la cota máxima, disfrutamos de una magnífica panorámica desde la Torre de la Palanca hasta Los Albos, con una vista magnífica de Torre Cerredo en el centro de la panorámica.

Volvemos a ponernos en modo descenso y hacemos una larga diagonal hasta la parte más alta del Jou del Infanzón.

La diagonal exige velocidad y avanzar sobre los cantos por una pendiente que aunque no es muy pronunciada sí está un poco helada.

Remontamos ahora hasta una pequeña horcada bajo el tiro Navarro, y, desde ella, hacemos una larguísima diagonal unos 100 metros por encima de un medidor de nieve, que nos deposita en el inicio de la canal del vidrio. Por esta mediante bajaremos a la mina de Aliva, disfrutando una nieve magnífica en los que serán ya los últimos virajes del día.

En la mina, contentos y cansados, cambiamos botas de esquís por zapatillas deportivas y ensimismados cada uno en sus pensamientos, emprendemos la bajada hasta Las Vegas del Toro, al vehículo, donde verdaderamente terminará la aventura.

Nuevamente colmados, nos vamos a casa con la sensación de haber hecho una gran ruta de esquí de montaña. Con la certeza de ser unos privilegiados al desarrollar nuestra actividad en estas montañas soberbias, y hoy, en el estupendo y comprometido entorno para el esquí de travesía en las Moñetas.

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ACTIVIDADES DESTACADAS

Shopping Cart
Ir arriba