Lo deseamos, lo conseguimos.

Por 10 noviembre, 2014Experiencias, Relatos, Sin categoría

¿Homenaje, nostalgia, aburrimiento?

Seguramente de todo un poco.

Aunque lo mas acertado es decir que cuando alguien ama a su oficio; lo mima, lo cuida, lo idolatra y lo venera. Es normal echarlo de menos. El oficio de guía es así, estacional. El verano es un constante ir venir, siempre de acá para allá. Del Naranjo a Peña Santa y subida de madrugada a urriellu para al día siguiente hacer un Torrecerredo.

Estar ocupado es maravilloso y en el momento que esa inercia para por la llegada del otoño te sientes extraño y un poco vacío. Subir a las cumbres es la dulce rutina de los guías. La vida en la montaña es apasionante.

La compartimos con los compañeros, nos hacemos compañía los unos a los otros, nos cuidamos, nos queremos. Junto a los guardas de los refugios formamos la pequeña familia de los profesionales de la montaña. Los que una vez, hace mucho, deseamos vivir el sueño eterno del montañero y ser los protagonistas de nuestro propio libro de cabecera. Tanto lo deseamos que lo conseguimos, y ahora somos esclavos de nosotros mismos.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Comentar

73 − 69 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies