ACTIVIDAD RECOMENDADA

Naranjo de Bulnes Pared Oeste

La pared oeste del Naranjo de Bulnes- Picu Urriellu es grande, compacta, adherente y complicada.

La vía más corta y directa de esta vertiente supera los 450 metros verticales y otras, como la combinación que hemos elegido, sobrepasa con creces los 650 metros.

A mí, personalmente, para trabajar, me gusta la combinación de las vías Leiva y Rabadá-Navarro.

Se hace lo mejor de cada una: los muros compactos de la primera parte de la Leiva son un reto para los antebrazos a primera hora de la mañana, al tener que enfrentarnos nada más desayunar a dificultades de hasta 6c+ y 6b+, en el primer y segundo largo respectivamente.

 

 

 

Llegada a la 2º reunión  Tras estos dos primeros largos verticales y otros dos en sinuosas y asequibles travesías en las que, si bien la dificultad no es muy elevada, si lo es la exposición. Bien es sabido la dificultad de proteger el avance en los compactos muros calizos de El Picu.

 

 

Desde la unión con la vía Sagitario en un largo de 60 metros llegaremos al anfiteatro oeste, a Los Tiros de La Torca, punto en el que nos desplazaremos hasta el inicio de la conexión con la Rabada-Navarro.

Desde los tiros de la torca deberemos desplazarnos mediante trepadas cortas hasta una gran repisa-vivac con un gran puente de roca. Aquí empieza la parte central de nuestra combinación.

El primer largo de la segunda parte corresponde a La Cornisa Del Entreacto de la vía Rabada-Navarro.

Esta tirada nos introduce en la gran verticalidad del centro de la Pared Oeste.

2º reunión de la Leiva

La reunión de la cornisa del entreacto es sencillamente impresionante, aunque relativamente cómoda. Desde aquí se debe hacer un destrepe más impresionante que difícil para acceder al famoso largo de La Gran Travesía. Este es un largo emocionante, aunque no excesivamente difícil.

Hay que fijarse en la línea de los pies y olvidarse de las manos, ya que estas van apareciendo. A mitad de travesía hay un pasito un poco más duro que consiste en encontrar un agujero para el pie izquierdo y hacer un movimiento un poco dinámico hasta un canto bueno.

Lo siguiente es una babaresa con un paso un tanto comprometido en el que hay que subir mucho el pie izquierdo hasta una adherencia. Deberemos reunir un poco de valor para fiarse del pie y sacar la mano a un pico que ya nos dará estabilidad para seguir escalando.  Las dos siguientes chapas hasta la reunión deberemos dejarlas un poco bajas si queremos seguir progresando en libre.

Lo siguiente es el rapel de la guitarra.

La Gran Travesía paso de la babaresa

Aunque impresionante por la gran verticalidad a la que nos vamos a enfrentar, bien se puede decir que es una maniobra sencilla.

Descenderemos unos 15 m para después, haciendo un poquito de péndulo, llegar a la izquierda hasta un clavo desde el que seguiremos el libre. Hasta la reunión tendremos una dificultad no superior al 5+.
Otro largo más en travesía nos pondrá a los pies del gran diedro. Diremos que esto será el último tercio de la pared.
En esta zona la dificultad se modera considerablemente, aunque no se debe subestimar. Empieza la escalada clásica con fisuras y alguna chimenea estrecha en la que mejor será quitarse la mochila para escalarla de la forma más digna posible.
Yo planteo el Gran Diedro en dos largos, uno de casi 60 m y otro corto de 30 m. Encontraremos en la cima del gran diedro dos chapas de la vía Mediterráneo en las que haremos reunión.

 

Último Largo

Lo siguiente será destrepar unos 30 o 40 m durante una diagonal tendida hasta un pequeño vivac herboso en el que unos clavos nos servirán de punto de reunión

A continuación tendremos un largo con algún paso duro, en el que los croquis ponen V+ pero a mí siempre me hace pensar que quizá sea una graduación un poco a la baja.

En 55 m podremos empatar este primer largo de pasos duros con el diedro que llega al hombro norte y desde aquí, en 3 largos más no difíciles saldremos ya de la pared oeste. En estos largos finales deberemos ir atentos a la línea lógica ya que el equipamiento es más bien escueto, o casi nulo. Tras este último muro no exento de interés nos pondremos en la ante cumbre, donde definitivamente abandonaremos los pies de gato por las zapatillas para llegar andando a la cumbre y ya desde ella descender en rapel por la cara sur.
Una gran combinación en esta inmensa pared que no dejará a nadie indiferente y que sin duda será una experiencia que nos ayudará a abordar en el futuro retos más ambiciosos.

Compartir artículo

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

ACTIVIDADES DESTACADAS

Carrito de compra
Ir arriba