Polémicas modernas, aberraciones prehistóricas, facturas que pagar.

Por 10 septiembre, 2019Sin categoría

A raíz de alguna declaración en la prensa y sobre todo, del documental EL PARQUE HUMANO, en el que mi amigo Tom Fernandez me invito a participar en una mesa de opinión, algunas personas, siempre educadamente, me han hecho llegar alguna que otra critica.

Cuando se hacen declaraciones publicas sobre temas sensibles esto es natural y bueno es el debate, para intercambiar puntos de vista. Tras mantener alguna correspondencia esta es una de las respuestas que más me gustan de todas la que he dado.

Recibo este correo:

Hola, acabo de ver el DOC en la TPA, y yo le contesto.

No por que la naturaleza salvaje, la poca que nos queda no es un parque de atracciones al que se accede solo por poder pagar, y no por tener la formación o actitud adecuada, cosas que suelen ir unidas.
Por que en Francia lo hagan no significa que sea correcto.
Se puede formar a la gente para que acceda a algo superior como es la S.M.N Santa Madre Naturaleza, pero nunca rebajarla para que acceda a ella muchas mas gente.
¿Le parece correcto construir un teleférico a la cumbre del Urriello para que puedan subir, los que no quieren aprender , o no saben escalar? 
Creo que la respuesta es clara, y sobre los hoteles, mal llamados refugios de montaña. opino lo mismo.
Creo que no hay que fomentar holetes , mal llamados refugios, sino formar a la gente en que el entorno en el que están es otra cosa, y esas instalaciones están fuera de lugar, como el teleférico a la Aguille de Midi.
Supongo que no esta de acuerdo, sobre todo por que creo, no lo se, sería perjudicial para su negocio.
Creo haber contestado a su pregunta.

Esta es la opinión, perfectamente respetable, de un usuario de la montaña que está en contra de modernizar los refugios. Gracias al correo de esta persona desarrollo la siguiente argumentación poniendo de manifiesto la técnica de tesis contratesis:

Estimado Señor.

A colación de alguna declaración publica que yo haya podido realizar, le agradezco que se haya tomado la molestia de discrepar y, más concretamente, de hacérmelo saber.
Tenemos obviamente, opiniones diferentes en cuanto a la explotación económica de la naturaleza, aunque en este caso y mejor formulado, la explotación seria; EN LA NATURALEZA.
Lo difícil aquí, es dar argumentos racionales sobre los que sustentar ideas, para no caer en discursos emotivos e irracionales, por lo tanto, muy señor mio, haré el esfuerzo de dárselos a razón del respeto que le debo.
Respecto a construir un teleférico a la cumbre del Urriellu, pienso que semejante aberración no está encima de la mesa de ningún despacho y menos, estando el Picu dentro del Parque Nacional. Aunque barrunto que el motivo de tamaña sátira será quizá, que yo haya podido poner como ejemplo, e incluso defender, el teleférico de la aguja del medio en chamonix. 
No lo he defendido, tampoco atacado, supongo que lo que habré hecho será poner de manifiesto sus magníficos resultados socio-económicos para el conjunto del área de alta Saboya, al igual que el teleférico de Fuente De, como motor económico de la comarca Lebaniega.
¿Son estas instalaciones una aberración? puede, pero a ver quien se las quita.
Desde la noche de los tiempos los seres humanos se han servido de las montañas para llevar acabo actividades económicas, ya sean en forma de caza, recolección de flora, hongos, fabricación de quesos o pastoreo. Es este ultimo caso el más interesante para sustentar mi argumentación, en la inequívoca evidencia de construcciones a modo de vivienda en las montañas por encima de 1500 metros para así, vivir allí los meses de clima benévolo y, aprovechar más a fondo los recursos y oportunidades de esas zonas altas. Para ello, los antiguos construyeron instalaciones dentro de las cuevas, cabañas, calzadas y caminos de los que muchos, hoy, aún tenemos la suerte de disfrutar.
Este hecho puede definirse como humanización de zona salvaje para precisamente transformar, sin ningún genero de duda, lo salvaje en habitable y así, sacarle un rédito.
Conclusiones:
Hoy, estas construcciones de las que le he hablado anteriormente, son en nuestros días patrimonio etnográfico, una experiencia intelectual como se ha escrito en un estudio antropológico reciente, un vestigio del mundo antiguo y por ello de carácter entrañable visto con las gafas de hoy año 2019.
Pero el mundo antiguo es antiguo hoy. Que gran impacto entonces, tanto o más grande que el citado por usted si se imagina el estado virginal inicial de los parajes, donde sitan esas construcciones, calzadas y majadas, donde una vez, en la noche de los tiempos, grupos de seres humanos, con una motivación psicológica muy parecida a la de quien hoy proyecta una autovía o un teleférico, violentan con sus azadas y picos la tierra, desbrozan y deforestan los montes y desplazan a los animales a zonas más altas o más remotas, llevando algunas, incluso, a la extinción.
Toda una manifestación de novedad y modernidad al hacer algo que nunca se había hecho.
¿Eran pues aquellas gentes eco-terroristas? No me cabe la menor duda que a alguien se le ocurriría decir que sí.
Alguien quien no se ha parado a pensar en las necesidades que despertaron aquellas motivaciones y que tampoco se ha parado a pensar, que a pesar de transformar totalmente aquel estado virginal inicial a favor de la necesidad humana, no pasó nada, más allá de que las montañas que hoy vemos son producto de aquella transformación.
La mejora de las instalaciones tecnológicas son inherentes a la evolución de las sociedades humanas, y quien la critique, es ciertamente, por no saber cuanto le debe.
Por mi parte encantado de entablar conversación con usted.
Reciba un cordial saludo.
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Comentar

1 + 8 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies